top of page

Arte y Reumatología: El legado de un gran pintor

El arte es una manifestación del ser humano, un proceso creativo que hemos realizado por milenios. El arte representa no solamente al artista, también a su era, su sociedad y sus circunstancias. No nos debe sorprender la estrecha relación que ha existido entre el arte y la Medicina. Ambas tienen muchas características en común. De hecho, científicos, artistas, y especialistas han encontrado evidencia de diversas entidades patológicas en expresiones artísticas. Un ejemplo de ello son el descubrimiento de manifestaciones de enfermedades reumatológicas en la pintura. Desde la Edad Media, el Renacimiento, el Barroco hasta el presente, se ven estos rasgos en pinturas de artistas de renombre.


Figura 1.


El pintor Pedro Pablo Rubens (1577-1649) fue un maestro pintor del barroco europeo. Tiene a su haber múltiples obras en las que incluye entre sus figuras personas con manifestaciones reumatológicas diversas, incluyendo artritis reumatoidea, las cuales las plasmó con verdadero realismo y las incorporó como parte de la belleza de la mujer. La pintura titulada “Las Tres Gracias” data del 1639 (Figura 1) y presenta evidencia de escoliosis, y otras características del síndrome de hipermovilidad familiar. Esto nos evidencia la capacidad de observación y detalle del Maestro Rubens, una obra sobre su esposa y sus dos hermanas.


Figura 2.


El propio Maestro Rubens sufría de un reumatismo que afectaba varias de sus extremidades. Algunos estudiosos plantean que en el pintor transfiere estos rasgos a varios de los sujetos de sus pinturas. Hay varios ejemplos de pinturas en las que está la presencia de múltiples deformidades progresivas en las manos de las figuras, incluyendo personajes religiosos (Figura 2, “La Sagrada Familia con Santa Ana”, 1630).


En adición a conocer sobre las manifestaciones artísticas de la Medicina, es interesante notar que este tipo de estudio nos plantea que desde por lo menos el Siglo XVII hay evidencia de la existencia de la artritis reumatoidea. Esta entonces no sería necesariamente una condición de tiempos modernos. Tenemos en el arte una valiosa herramienta para el campo de la paleopatología. Después de este breve artículo le pregunto, ¿podrá apreciar ahora el arte con otra perspectiva?


Referencias:

1. T. Appelboom, et.al. (1981). JAMA 245(5): 483-486.

2. J. Dequeker. (2001). Ann. Reum. Dis. 60(9): 894-5.

3. T. Appelboom (2005). Rheumatology 44(5): 681-683.

4. A. Hinojosa-Azaola, J. Alcover-Varela. (2014). Rheumatology 53(10): 1725-1731.

댓글


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page